+56 9 74576959 / Clínica KYMI – Kinesiología & Medicina Integral / Rodrigo de Araya 2837, Ñuñoa, Macul, Región Metropolitana, Chile

Tratamiento Kinésico de Luxofractura de tobillo

¿Qué es una luxofractura de tobillo? Definición luxofractura de tobillo.

La luxofractura de tobillo es la lesion traumática que compromete dicha articulación (tibia, fíbula y astrágalo). Abarca tanto huesos como ligamentos, rompiéndolos y desplazándolos.

¿Cómo se produce una luxofractura de tobillo?

Éstas se produce con fuerzas torcionales sobre la articulación del tobillo y pie. Inicialmente puede ser esguince, pero para que se fracture y luxe es necesario más fuerza. Se da mayormente en caídas con un mal aterrizaje o también en deportes que involucren impactos y cambios de dirección bruscos tales como football, rugby, basquetball o gymnasia, entre otros. El mecanismo más clásico es teniendo el pie en plantiflexión e inversion con carga asociada, lo que produce anteriorización del talo, rompiendo así el ligamento talofibular anterior y calcaneofibular.

Cabe mencionar que la dirección de luxación puede ser lateral, medial, anterior, posterior y superior, siendo esta última, acompañada de fractura mayormente.

¿Qué síntomas produce una luxofractura de tobillo?

Lo primero que va a sentir la persona lesionada va a ser dolor abrupto en el tobillo afectado, generalmente por la cara lateral, junto a hematoma asociado de rápida aparición y aumento de volumen. Va a presentar una impotencia functional ya que no va a ser capaz de apoyar el pie afectado.

En algunos casos se podrá apreciar deformidad de la articulación a causa de la luxación y/o fractura en el caso de estar desplazado.

Tratamiento para luxofractura de tobillo

Lo primero que se busca en esta lesion en específico es buscar alineación anatómica de la articulación, teniendo buena congruencia de tibia y fibula (o peroné) con el talo. En el caso de que haya que solucionar de manera quirúrgica, lo primero que se busca es alinear o “reducir” la articulación dañada para despues estabilizar con osteosíntesis (tornillos y placas).

Se resuelven, la mayoría de las veces, con operación para evitar así fractura bimaleolar y trimaleolar inestable.

Tratamiento y objetivo kinésico en luxofractura de tobillo

La kinesiología va a ser escencial en la recuperación desde la 3ra semana post-operatoria, ya que desde el comienza se busca la funcionalidad de la articulación y buscar rangos de movilidad. A medida que van pasando las semanas, se espera que hasta la 8va semana ya haya buena consolidación de los huesos y se vaya progresando hasta poder hacer carga complete sobre el pie a la semana número 10 a 12.

Para practicantes de deporte, la recuperación va a ser más larga ya que los ligamentos tardan hasta 20 semanas en sanar, en comparación a 12 del hueso. Sin mencionar la parte muscular y propioceptiva.

Después de la semana 16, no habría ningún impedimento para realizar entrenamiento funcional en gimnasio y a la 20, incorporarse al deporte.

Cabe considerar que la kinesiología preventiva tiene un rol importante en esguinces, evitando esta posible lesión. El manejo de cicatricez también se resuelve con kinesiología plástica, evitando que estas se hipertrofien y mejorar así la parte estética.

Te esperamos en Clínica KYMI.

Si te gustó esta nota también te puede interesar: Tratamiento kinésico para disyunción acromioclavicular